viernes, febrero 25, 2005

...(sin título)

hay un espacio donde no se puede entrar
he visto como cada vez se oculta...

circulo de hojas marchitas
caídas del sauce viejo
una vida corta y en silencio,
paz de mil años lacerada
cocida al sol y puesta boca abajo,
intranquila sobre la tierra
amasando bolas de experiencia,
criando nuevos reflejos de sol
que acribillan las tentaciones del aire...

al oír el aire maltratado llorar
por el motor de un aeroplano,
he sentido que mi corazón
se revuelca en la arena para aliviarse
de la comezón que le produce ese viento... ese llanto

tres mil pies arriba...
guardo silencio mientras
mi pecho explota partido en dos,
es el ser renaciendo,
quebrando el cascaron,
celebrando su libertad,
suspendida en el espacio
sin tiempo de una mirada,
tan liviana que ilumina
los breves trazos del cielo.

1 comentario:

Antoniettaval dijo...

Tres mil pies arriba...
guardo silencio mientras
mi pecho explota partido en dos,
es el ser renaciendo,
quebrando el cascaron,
celebrando su libertad,
suspendida en el espacio
sin tiempo de una mirada,
tan liviana que ilumina
los breves trazos del cielo.


El ser renaciendo... me transporto en tus letras, me deleito y vivo tus letras.
Muy interesante estilo y muy lindo tu espacio, lo transitaré a menudo

cariños