domingo, agosto 07, 2005

Desierto

Los campos se fueron agrietando y las nubes ya no pasaron más sobre el tejado de mi casa, y cuanto pude consolidar en un suspiro se resquebrajo en mil pedazos...
Entre polvaredas quedaba el cúmulo de culpas que el ángel anciano dejara después de su muerte, después de ese instante en el que quedó allí con los ojos hundidos plagados de una iracunda ansia por recuperar sus marchitas plumas que tiempo atrás había perdido. Noches enteras contemplaba estrellas buscando una señal del cielo, y durante el día cuando el sol calcinaba su huesuda espalda corría para todos lados buscando un refugio y al no encontrarlo se enroscaba tomándose de la nuca. Así pasaba el resto día hasta que el sol se ocultaba ni siquiera podía buscar algo con que alimentarse puesto que su alimento no se consigue en la tierra.

Las añoranzas de ese lugar placido formado con nubes y ensoñaciones hicieron correr lagrimas por sus devastadas mejillas llenas de arrugas, mas un día en que ya estaba seco de ánimos y las fuerzas le estaban fallando se armó de valor, busco primero el sitio más plano que pudo encontrar y tomando la distancia que creyó necesaria para poder levantar vuelo comenzó a correr, poco a poco iba levantando su frágil cuerpo del suelo y cuando ya pensaba que podía alcanzar la gloria del cielo un fuerte dolor en el pecho lo paralizó por completo, sin poder hacer nada cayó.

Ahora el Ministerio de Ángeles lo ha desconocido y por eso ya no envía más nubes que pasen por esa zona, aún cuando haya de sobra para que el viento las pueda transportar. Lo abandonaron junto con sus restos allí mismo donde su corazón dejo de latir, y sus huesos quebrados le dan la cara al sol que diariamente los convierte un poco más en polvo.

Así es como la promesa del divino se perdió en ese valle donde nadie ha vuelto a entrar sin que a cambio le pidan su alma para que ésta ayude a aquel fantasma del ángel a buscar sus plumas que en el pasado por descuido dejara caer en ese que terminó siendo su abismo y razón de su locura.

4 comentarios:

Elisa de Cremona dijo...

melancolía, añoranza, desidia o pesadumbres?

un beso

kaihoukan dijo...

TODO A LA VEZ, ENTRE OTRAS COSAS...

MAS BIEN FALTA DE IDEAS Y TALENTO...

SALUDOS!!

Alas rotas dijo...

Me gustaron los cambios se lee con mucha facilidad... quedò muy bello. nO SUELTES LA PLUMA y de paso mi mano jejeje

kaihoukan dijo...

NUNCA ME SOLTARE DE TI ESO PUEDO ASEGURARLO