lunes, marzo 20, 2006

Si se que las lágrimas golpean mis ojos
ésta noche es por que hoy desperté
con la tristeza amarrada a mis pies,

Y cuando me di cuenta de que lloraba
los escombros de mis parpados cayeron
sobre mi pecho que ya depositaba suspiros,

Caí de bruces frente a ti mientras me mirabas
como burlándote de mis pequeños sollozos
que escurrían entre el auricular y mi mejilla,

A mi corazón, del que poco ha quedado
solo la luna tenue que se cuela por la ventana
puede reanimar por instantes solitarios de muerte,

Voy dejando caer gotas de mi raza solitaria
bendecido por una flor que me mira fijamente
con llamas en las pupilas descifrando falsas esperanzas,

He vaciado mi cuerpo de la impureza que llevaba dentro
hasta dejar solo un trozo de carne amorfa sobre
la coraza de piedra en medio de tus pulmones.

4 comentarios:

Elisa de Cremona dijo...

"para dar un alivio a estas penas
que me parten la frente y el alma
me he quedado mirando a la luna,
a través de las finas acacias.
En la luna hay algo que sufre,
entre un nimbo divino de plata..."
no sé por qué me acordé de las Arias Tristes de JR Jiménez...
un beso

Tirza dijo...

Uuuff!! hay días en q despierto con la tristeza amarrada a los pies... o quizás esté siempre allí, y a veces como hoy me doy cuenta q sigue estando allí...

kaihoukan dijo...

Gracias Elisa, un placer tenerte por aquí... y más aun que recuerdes algo asi de genial como las arias con la poca cosa que yo escribo...

Saludos

kaihoukan dijo...

Tirza

GRacias por tu comentario, y por pasar por estos lugares que ya estan un poco vacios...

Saludos