sábado, marzo 10, 2012

Buscando encontré.

He venido hasta estas tierras buscándome, y al llegar me he encontrado con todos mis “yos”; confieso que hay días que no se cual de todos ponerme, todos me hablan al mismo tiempo pidiendo ser ellos quienes elijan a cual de todos debo vestir, pero cuando la situación se pone difícil, encierro a todos en un cajón y me salgo sin mi, unos pasos puedo ser hojas marchitas cubriendo la calle, doblando la esquina soy montañas bañándose en rayos de sol, pero luego esa calma me aburre un poco y me vuelvo relámpagos en noches lluviosas y me deslizo a toda velocidad entre las gotas de lluvia que sorprendidas se acomodan el cabello y pintan sus labios porque piensan que las estoy fotografiando.

Cuando regreso todos mis “yos” están fuera del cajón platicando entre ellos, ya no parecen partículas de oxígeno en agua hirviendo, se han calmado y hasta el aire del cuarto parece otro, me doy un tiempo para cada uno, y es que durante el día usualmente alguno resulta lastimado y tengo que sanar sus heridas, otros pensando que no me doy cuenta, se van tras de mí pero a medio camino toman otra ruta y no los vuelvo a ver por un largo tiempo.

Cuando finalmente todo está en silencio mi yo el “loco” sale de entre mi pelo, nunca sé como es que llega ahí ni desde que hora entra; de un morral viejo que carga saca una botella verde un poco empolvada y me invita un sorbo de una bebida igual de vieja y con olor a muchos ayeres, dice que es tiempo líquido, lo bebo sin hacer preguntas y nos vamos caminando por las veredas de mi cuerpo que ha quedado ahí tendido sobre la cama aparentando soñar. A veces me detengo a mirar a ese ser durmiente, y me pregunto ¿ya se habrá dado cuenta que a diario deja la ventana abierta y la memoria de cada respuesta que le he traido de la noche anterior se va volando en primer descuido?


2 comentarios:

Gustavo Löbig dijo...

Valoro la riqueza de tus metáforas, la forma como dibujas imágenes y también el deje melancólico que matiza tu búsqueda vital, todo lo cual se suma en ese estilo tan personal que tienes de tratar de asir la enorme complejidad que ves dentro y fuera de tí. Te felicito y animo a que sigas llegándole a gente que tal vez nunca conozcas en persona, pero sí dentro de la realidad que nos engloba a todos. Bienvenido a mi blog y a mi amistad. Gustavo http://lobigus.blogspot.com/

David Chavarría dijo...

Muchas gracias Gustavo por tu amistad, que es bienvenida y tus palabras también, siempre es un halago recibir este tipo de comentarios, y los gradezco con el alma.